Chronicle of the Participation of Shareholders of CAIXABank

The banking armada campaign along with the NO ARMAS campaign participated in the general shareholders meeting of Caixabank which was held in Barcelona on Thursday April 23rd, 2015. The delegation of more than 14,000 shares has given voice to the those responsible and shareholders with the aim of denouncing Caixabank investments in controversial weapons and other nefarious businesses.

Watch the video: https://www.youtube.com/watch?v=T-2vUxpwG-o

In the speech Chloe Meulewaeter denounced Caixabank as one of the first funders of the arms industry in Spain demonstrating  a serious inconsistency with the Social Work of La Caixa and with the regulations on the financing of the arms industry made public in its integrated corporate report 2013  which states that "CaixaBank, according to its Code of Ethical Values and Principles and its corporate values, not participate in financing operations or export of military equipment for military use. The entity also excludes any sort of business relationship related to the production or marketing of companies producing landmines and cluster bombs.

http://caixabanksinarmas.org/media/Pol%C3%ADticas%20de%20financiaci%C3%B3n%20del%20sector%20armament%C3%ADstico.bmp

However the bank has holdings in 13 companies that produce military combat systems and weapons, electronics and military communications, as well as military and aerospace components for engineering warplanes. Also, Caixabank has granted loans that are completely unacceptable from an ethical point of view through La Caixa or Banca Cívica to some of the most important arms companies Spain. This is true in the cases of Indra, Maxam, and Instalaza.

Watch the video: https://www.youtube.com/watch?v=HhyTNL20p6M

In his reponse, the President of the bank denied that Caixabank finances any arms companies, referring to the policy of financing the arms industry which he stated “we do not dedicate ourselves to manufacture weapons or export weapons”. After, he continued to emphasize the social commitment of his company through its company Obra Social La Caixa and invited Chloe Muelewaeter to be a volunteer for La Caixa. This shows the profound inconsistency of Caixabank which on one side has a strong positive social impact, while on the other hand finances arms companies which implicates it in the Spanish Military-Industrial cycle. While this continues to happen, shareholder activism is still present with the aim of increading awareness about an issue that is not so unknown to civil society.

Intervención Junta de Accionistas CaixaBank 2015

Junta de Accionistas de CaixaBank, Barcelona, 23 de abril de 2015

Buenas tardes Sr. Presidente, miembros el Consejo de Administración, señoras y señores accionistas. Mi nombre es Chloé Meulewaeter y vengo a hablarles en nombre de la Campaña Caixabank sin armas, promovida por el Centro Delàs de Estudios por la Paz de Justícia i Pau, la ONG Setem, el Observatorio de la Deuda en la Globalización (ODG) y el Colectivo RETS (Respuestas a las Empresas Transnacionales).

Les hablo en representación de 14062 acciones, cedidas a la campaña por accionistas que de este modo quieren mostrar su desacuerdo con las inversiones controvertidas de CaixaBank.

Asistimos un año más a esta junta porque a pesar de la normativa relativa a la financiación del sector armamentístico hecha pública por CaixaBank en su informe corporativo integrado de 2013, este banco sigue sin dar explicaciones sobre sus inversiones en empresas de armas.

Sr. Presidente, con esta normativa afirmó que no participaría en operaciones de financiación o exportación de material bélico de uso militar. Sin embargo, parece que tales promesas han caído en saco roto. Si no, dígame, cómo explica que Caixabank comercialice fondos de inversión de empresas de armas, como Invercaixa Gestión S.G.I.I.C, S.A. o BankPyme S.G.I.I.C, S.A, los cuales han invertido en Indra. Y haga el favor de no decirnos que Indra no es una empresa de armamento, porque ello sería faltar a la verdad. Indra es una de las 100 empresas más importantes de armas del mundo. No lo decimos nosotros, sino el anuario del SIPRI.

Si Caixabank financia a Indra está ayudando a que haya más armas en el mundo, en concreto a que se produzcan simuladores de vuelo para aviones de guerra, sistemas de tiro y toda una serie de productos armamentísticos de la llamada defensa electrónica, con aplicación directa en los aviones de combate Eurofighter, las fragatas de guerra F-100 y los helicópteros militares Tigre.

En anteriores participaciones de la campaña Caixabank sin armas, hemos denunciado que Caixabank tiene participaciones accionariales de 13 empresas de armas, que producen sistemas de combate y armamento, equipos electrónicos y de comunicación militar, ingeniería aeronáutica militar o componentes de aviones de guerra. Sr. Presidente, ¿qué pretende usted con estas inversiones, conseguir plusvalías con la venta de estas acciones o tener capacidad de decisión en estas empresas de armas? ¿Acaso está convirtiendo a Caixabank en una entidad que forma parte del complejo militar-industrial español?

También es sabido por los señores y señoras accionistas que CaixaBank ha concedido créditos, a través de La Caixa o Banca Cívica, a algunas de las empresas de armas más importantes de este país. Tales son los casos de Indra, Maxam e Instalaza. Vamos a recordarles por qué financiar a estas empresas es totalmente inaceptable des de un punto de vista ético.

- Indra recibió 36 millones de euros en créditos de La Caixa i otra entidad financiera en 2009, le recordamos que la sección de armamento de Indra produce tecnologías para aviones, barcos y helicópteros de guerra.

- Maxam, recibió un crédito de 295 millones de euros de La Caixa y otros 16 bancos en 2010. Maxam, a través de sus filiales FAEX y EXPAL fabrica explosivos militares, minas, bombas de fragmentación y municiones de todo tipo. Le volvemos a recordar que su cliente tenía el honor de ser el mayor productor de España de minas antipersonas y bombas de racimo hasta que les fue prohibido por ley.

- Pero aquí no acaba la colaboración de La Caixa con las más terribles empresas de armas españolas. Su entidad, señor Fainé, financió a Instalaza con 33 mil euros en 2007, cuando esta empresa fabricaba bombas de racimo, cuyas víctimas son principalmente la población civil. La empresa a quien La Caixa financió, vendió aquel mismo año bombas de racimo al gobierno de Gadafi quien, las utilizó contra la población civil en la guerra Libia de 2011.

Sr. Presidente, a día de hoy sigue sin aclarar en qué situación se encuentran estos 35,59 millones de euros en créditos concedidos a empresas fabricantes de armas controvertidas. A pesar de que ya no puedan producir bombas de racimo en España, ¿es consciente de que pueden hacerlo en otros países? Le exigimos que nos responda, ¿siguen vigentes créditos de Caixabank a empresas fabricantes de armas, algunas tan terribles y destructivas, como las bombas de racimo?

Sr. Fainé, ¿donde está el “alma de La Caixa”, detrás de los aviones de guerra, tras algún misil, debajo de alguna mina?

Sr Fainé, señores y señoras accionistas de La Caixa, cada vez son más quienes saben que su entidad se beneficia del negocio de la guerra, que Caixabank reparte dinero manchado del dolor y sufrimiento que generan las armas. O cancelan de inmediato sus inversiones en armamento o nadie va a creerse lo del alma social de La Caixa.

Muchas gracias.

Chronicle of the Intervention of the Shareholder’s Meeting of Santander Bank in 2015

For a year the Banking Armada campaign and the Santander Bank without Arms Campaign have participated in the General shareholders meeting of Santander Bank, the first of which to be held under new bank management. The objective was  again to urge the bank to amend its investment policy and financing the arms industry. The two activists who attended the Board focused their interventions on issues such as financial support for arms companies, and controversial investments such as the Jaitapur project in India and proposed dams on the Madeira River in Brazil.

Watch the video: https://www.youtube.com/watch?v=CIjRdGpGWnw

Mariajuntasantander

In the first intervention, Maria de Lluc Bagur denounced the controversial business that Santander Bank has maintained in India and Brazil and urged leadership to respect the human rights of people affected by these investments. First is the Jaitapur project by the French nuclear giant, Areva, in which Santander has €500 Million invested along with others to build the largest nuclear plant in the world. Both the Indian government and businesses involved in the project have confirmed that the construction of the nuclear power plant is directly related to the fact that neighboring countries possess nuclear weapons, and the project is a  part of Asian nuclear escalation. Second, the activist asked Mrs. Botín about the financing by Santander Bank to create Rio Madeira damns in Brazil, which violates the rights of indigenous people in the region.

Watch the video: https://www.youtube.com/watch?v=HF0jg3AyQDA

xemasantander

In the second intervention Jose María Moya asked about the €1.323 Million in loans and bonds granted by Santander Bank to arms companies thus far, and the reported €3.06 Million he received in 2013 from Boeing, the second largest manufacturer of aircraft and suppliers of helicopters to the army of Israel. He reminded Ms. Botín that with this type of investment, Banco Santander is the second Spanish bank to allocate more capital to the arms industry. Since 2005, the Spanish company has invested at least €1.723 million to support arms manufacturers. According to the report “Do not bank on the bomb” by the NGO PAX, in July of last year, Santander bank allocated $106 million to finance the company Finmeccanica. This company is accused of providing weapons to the Qaddafi government and is related to WASS (Whitehead underwater systems), the global leader of all underwater weapons systems. Also last year Santander approved a loan of €138 million, ThyssenKrupp, a German company that produces Navy submarines to Israel, prepared to carry nuclear warheads.

Watch the video: https://www.youtube.com/watch?v=mO7O8iOJzZg

In response to the claims of the activists, Ana Botín gave the same speech his father had the year previous, rejecting what was exposed and responding with the usual: Banco Santander "respects the conventions and treaties on non-proliferation of banned weapons, other regulations, and all international control guidelines in this matter.” Also, like last year, the president reaffirmed that his bank does not finance cluster bombs or nuclear weapons makers, though made no reference to such weapons banned by international treaties. On its investments in India and Brazil, he only denied the bank's participation in the Jaitapur project, and claimed to have launched an action plan for the management of social and environmental impacts of the Madeira River project, but did not answer the question Mary of Luc Bagur whether Santander Bank continues to fund the dam project in Brazil. In short, the new president of Santander Bank , Ana Botin, next in line to the questions that that plagued his father, denied their investments in the defense industry and avoided answering questions from activists.

Denunciamos un año más en la Junta de Accionistas las inversiones de CaixaBank en el negocio de las armas

La Campaña Banca Armada participa en la Junta de Accionistas de CaixaBank para denunciar la implicación de la entidad en 17 empresas de armamento.

Los activistas denuncian la relación del banco con conflictos armados en todo el mundo y exigen que se cancelen de inmediato las inversiones en armas.

22 de abril de 2015, Barcelona.


Las entidades que impulsan la Campaña Banca Armada y la campaña CaixaBank Sin Armas, participarán por tercera vez en la Junta de Accionistas de CaixaBank que tendrá lugar el jueves 23 de abril en Barcelona.

Gracias a la delegación de 8483 acciones, la Campaña Banca Armada denunciará que CaixaBank tiene participaciones accionariales directas o indirectas en 13 empresas de armas, que producen sistemas de combate y armamento, equipos electrónicos y de comunicación militar, ingeniería aeronáutica militar y componentes de aviones de guerra.

La empresa Indra recibió 36 millones de euros en créditos de La Caixa y de otra entidad financiera en 2009. "Si Caixabank financia a Indra, está ayudando a que haya más armas en el mundo, más concretamente, que se produzcan simuladores de vuelo para aviones de guerra, sistemas de tiro y toda una serie de productos armamentísticos de la llamada defensa electrónica, con aplicación directa en los aviones de combate Eurofighter, las fragatas de guerra F-100 y los helicópteros militares Tigre".

Por otra parte, la empresa Maxam recibió un crédito de 295 millones de euros en el que participó La Caixa en 2010. Maxam, a través de sus filiales FAEX y EXPAL fabrica explosivos militares, minas, bombas de fragmentación y municiones de todo tipo. De este modo, "Caixabank ayudó la empresa para que fuera el mayor productor de España de minas antipersona y bombas de racimo hasta que se les fue prohibido por ley".

Otro hecho que se denuncia es la financiación de Instalaza con 33 mil euros en 2007, cuando esta empresa fabricaba bombas de racimo, cuyas víctimas es principalmente la población civil. Instalaza vendió, ese mismo año, bombas de racimo al gobierno de Gadafi, quien las utilizó contra la población civil en la Guerra de Libia de 2011.

La participación de los miembros de la campaña Banca Armada en la Junta de Accionistas irá encaminada por tanto a mostrar las graves consecuencias de las inversiones del banco y a exigir que se cancelen de inmediato sus inversiones en armamento.

Primera intervención Junta de accionistas del banco Santander

Santander, 27 de marzo de 2015

Buenas tardes Sra. Presidenta, miembros el Consejo de Administración, señoras y señores accionistas. Mi nombre es Maria de Lluc Bagur y hablo como miembro del Centro Delàs de Estudios por la Paz en nombre de la Campaña Banco Santander sin armas. Les hablo en representación de decenas de accionistas, que han cedido 47.576 acciones a la campaña Banco Santander sin armas para levantar la voz hoy en este foro. Les instamos, en su nombre, a modificar su política de inversiones controvertidas.

Señora Botín, es la primera vez que usted se sienta en una Junta General de Accionistas del Banco Santander como presidenta. Por eso queremos que nos conozca, y recordarle lo que año tras año hemos denunciado en este foro ante los medios de comunicación, los accionistas de su entidad y la sociedad en general.

El Banco Santander apoya sin paliativos algunos proyectos muy controvertidos. Se los vamos a recordar y a explicar por qué con la ayuda de su entidad se ponen en riesgo miles de vidas humanas.

Uno de ellos es el Proyecto Jaitapur, en India, cuya denuncia ha puesto por escrito la organización BankTrack, que agrupa a más de 200 ONG de todo el mundo. Jaitapur corre a cargo de la compañía nuclear francesa AREVA, en virtud de un acuerdo con la Cooperativa de Energía Nuclear de India.

Ustedes han participado en un crédito sindicado a AREVA de 500 millones de euros. Su destino, la construcción de reactores nucleares con los que generar energía a partir del uranio y el plutonio. Sin embargo, según han denunciado varios activistas, entre ellos Vaishali Pati, la apuesta real pasa por formar parte de la escalada nuclear asiática. Tanto el Gobierno indio como entidades implicadas en el proyecto han confirmado que la construcción de la central nuclear más grande del mundo tiene relación directa con el hecho de que países vecinos posean armas nucleares.

El uso de la amenaza nuclear puede tener consecuencias terribles para millones de personas. Señora Botín, ¿es consciente de que su participación en este proyecto puede contribuir a la escalada nuclear mundial? ¿Está de acuerdo, señora Botín, en que su inversión se dedique a la fabricación de armamento nuclear? Como presidenta del Banco Santander, tendrá que dar respuesta a estas cuestiones.

Queremos denunciar también ante usted, un año más, el proyecto de las represas del Río Madera en Brasil. Hablamos de él ante esta Junta de Accionistas en 2008 y 2009. Como sabe, la construcción de presas en la selva amazónica puede alterar el hábitat de las comunidades indígenas, poniendo en riesgo su supervivencia. Además, atrae empresas extractivas y con ellas la inmigración, la colonización y la tala.

Como respuesta a numerosas protestas de ONG como Survival Internacional, el Banco Santander aseguró en marzo de 2011 haber retirado el apoyo económico a la construcción de las presas de Jirau y Santo Antonio. Sin embargo, unos meses después se retractó y reconoció que continuaba impulsando estas dos controvertidas construcciones. Queremos saber, señora Botín, si a día de hoy el Banco Santander sigue financiando ambas presas. ¿Cuál es su situación actual? ¿Está el Banco Santander dispuesto a respetar los derechos de los pueblos indígenas?

Señora Botín, ¿Saben sus accionistas y clientes que sus ahorros contribuyen decididamente al negocio de las armas? ¿saben que algunas comunidades ven aplastados sus derechos por parte de grandes empresas con el apoyo financiero del Banco Santander?

Tiene una oportunidad, señora Botín. Aprovéchela y marque la diferencia.

Search your bank

Campaigns

botBBVAbotStopbotSantanderbotBancaCivicabotBankSecretsbotBancaLimpia

NOTE! This site uses cookies and similar technologies.

If you not change browser settings, you agree to it. Learn more

I understand
What is a cookie? A cookie is a small file, usually consist of letters and numbers, sent by our web server to the cookie file of your browser. This allows our site to remember your presence to establish a new connection between our server and your browser. The main purpose of a cookie is to allow our server to present customized web pages that can make the visit to our website in an individual experience and adjusted to personal preference. In Spain its use is governed by the Law of Services of the Information Society and Electronic Commerce (LSSI) and in alignment with the European Directive 2009/136/EC, Article 22.2. If you click on 'I Understand', you agree that our website uses cookies in your browser.